27 de October de 1946 - Primera importante competición automovilística en España después de la guerra, en el (nuevo) Circuito de Pedralbes (425 + 137)


Giorgio Pelassa en su Maserati 4CL en Pedralbes, 27/10/1946. Imagen: TodoColección.

EL CORREDOR ITALIANO GIORGI PELASA, VENCEDOR ABSOLUTO DEL GRAN PREMIO PEÑA RHIN, A MAS DE CIENTO VEINTIOCHO KILOMETROS DE MEDIA POR HORA
Una organización magnífica marca la reanudación en España de las grandes pruebas automovilistas. Entusiasmo en el público y soberbia actuación de los pilotos. Clasificación oficial y homenaje a los corredores.

Barcelona 27. Con tiempo espléndido, y asistencia de unas 200.000 personas, se ha celebrado el VIII Gran Premio Peña Rhin, V Copa Barcelona, en el magnífico escenario del nuevo circuito de Pedralbes, con un total de 357 kilómetros, los que representan 80 vueltas al citado circuito.

La prueba, que había despertado, después de diez años de no celebrarse, interés extraordinario, ha sido presenciada por las autoridades de Barcelona, Cuerpo consular acreditado y numerosos corresponsales de periódicos extranjeros.

A las once y seis minutos se dio la salida.

[…]

La clasificación de la prueba quedó establecida así:
Primero, Luigi Pelasa, sobre Masserati, 1.500 c. c. (Italia) en 2-46-52. (Promedio general: 128,423 kilómetros.)
Segundo, Cyro Basadonna, sobre Masserati, 1.500 c. c. (Suiza) 76 vueltas, en 2-47-25. (Promedio general: 121,601 kilómetros.)
Tercero, Alberto Puig Paláu, sobre Masserati, 1.500 c. c. (España) 65 vueltas, en 2-49-16-8/10, (Promedio general: 102,256 kilómetros.)
Cuarto, Carenna, sobre Cisitalia, 1.100 c. c. (Italia). Este corredor consiguió clasificarse por haber cubierto los tres últimos kilómetros del circuito impulsando su coche, que había sufrido la rotura del depósito del combustible.
Quinto, [Henry Leslie] Brooke, sobre Era, 1.500 c. c. (Inglaterra).

EL VENCEDOR Y LOS CORREDORES, AL MICRÓFONO

El vencedor, terminada la prueba, habló por los micrófonos instalados en el circuito, expresando su gran satisfacción y alegría por haber conseguido el triunfo en una prueba internacional de tanta importancia, que le es reconocida en el extranjero. Asimismo, dedicó elogios al circuito y a la perfecta organización, y, por último, dedicó frases de cariño a los aficionados barceloneses, que hizo extensivas al público de España entera.

También habló por la radio el corredor Carenna, a quien el público dedicó una prolongada ovación, impresionado por el esfuerzo que hizo para llegar a la meta con su coche sin combustible.

Por último, dirigió la palabra al público el corredor español Alberto Puig Paláu, que hubo de corresponder, con emocionadas palabras, al entusiasmo del público, que premió, como se merecía, el esfuerzo de este corredor español, en ruda competencia con reconocidos «ases» internacionales.

[clasificación definitiva, banquete]

ABC Read on

Comentarios del compilador

Los alemanes faltaban después de la guerra europea, y el noticiero de [ref2857] de la semana de 22/11/1946 muestra con orgullo «un nave que transporta coches y conductores entra en el puerto de Barcelona, los coches de carreras son llevados a su destino, el inicio de la carrera de coches, etapas de la carrera con el público asistente, Villoresi abandona la carrera, coche envuelto en humo, breve panorama del circuito catalán, Pelazza en el Maserati cruza la línea de meta, Pelazza después de la victoria con flores en la mano»:

Pelassa murió después del Gran Premio de Nápoles en febrero de 1948 a la edad de 36 años de una intoxicación.

450.000 palabras sin publicidad ni subvención

Noticias por e-mail

Noticias en Twitter una vez al día

Tags y explicaciónes

Parecido

RSS feed

Almanaque creado por El Organillero-Cantante, antiguamente de Barcelona
© 2007-2020 · Etenim mihi multa vetustas scire dedit - Ovidio, Las metamorfosis